Recent Posts

jueves, 8 de agosto de 2013

Carta de pronunciamiento: Respuesta a Doris Moromisato


 
 
Lima, 8 de agosto 2013


A los amigos.

Escribo esta carta motivado por los hechos acontecidos el domingo 4 de agosto en la Feria del Libro, los cuales produjeron la denuncia presentada por Diego Trelles Paz, escritor de nuestro sello La Travesía Editora. Además, me anima dejar en claro y responder a las acusaciones vertidas por la Directora Cultural de la Cámara Peruana del Libro, Doris Moromisato, quien en carta dirigida a Gabriel Rimachi, como en un reciente mail que ha hecho circular a, por lo menos, treinta escritores y editores, asegura que miento y que he aprovechado la ocasión para buscar una “última noticia”.

Quisiera dejar en claro, en primer lugar, que con Doris Moromisato no me une amistad alguna y que esta carta no es producto de la más mínima animadversión hacia su persona. Me resulta peculiar, sí, que ella haya preferido dirigir el correo en el que me acusa, al director de Casatomada, Gabriel Rimachi, y que lo llame a solucionar un asunto en el cual ni Rimachi ni Casatomada, como consta en el COMUNICADO lanzado por la propia la empresa editora el día 5 de agosto, tenían mayor participación.

Antes de pasar a relatar los hechos, me gustaría dejar en claro que solo me impulsa la defensa de mi credibilidad e imagen, la cual ha sido profundamente mellada por Doris Moromisato y, ante todo, defender el trabajo y la reputación del sello editorial que dirijo, de los libros que publicamos y de todos los escritores que confían en nosotros.

Como ya es de conocimiento de muchas personas a las cuales comenté los incidentes con detalle, el 4 de agosto organicé una firma de libros con el escritor Diego Trelles Paz en el stand de Casatomada, de la misma manera como habíamos venido haciéndolo con otros autores. El día del evento pedí a dos encargadas facilitarnos una mesa, pues el stand no contaba con una que pudiera servir para la presencia de Oswaldo Reynoso y de Diego Trelles. Las mismas me señalaron que ese tema tenía que ser conversado con Doris Moromisato, persona indicada para dar ese tipo de permisos.

Tal como se me informó, fui en busca de Doris Moromisato para solicitarle la mesa. Encontré a la organizadora en el stand de Puerto Rico y, previo saludo, le pedí, por favor, me proporcionara una mesa para el stand de Casatomada en el que llevaríamos a cabo la firma. Moromisato, sin mediar pedido expreso para Diego Trelles u Oswaldo Reynoso, se mostró de inmediato reticente ante el pedido, pues, tal y como me indicó, se había entregado una mesa a Casatomada el día anterior (mesa solicitada por Rimachi para la firma del escritor Alberto Chimal) y en esta, según señaló, Trelles Paz había firmado libros (lo cual es absolutamente falso, pues Trelles Paz no firmó libros ni nada parecido en la mesa destinada para Chimal). Acto seguido, Moromisato inició una serie de críticas a Trelles Paz en tanto su actitud contraria a la CPL y la Feria del Libro. Dijo que este debía tener mayor consecuencia con sus actos e, incluso, abstenerse de visitar la feria por haberla criticado públicamente. Bastante sorprendido, le afirmé que Trelles Paz no había firmado libros el día anterior; a lo que ella me respondió, textualmente, que sí lo había hecho y que lo sabía porque “tenía mil ojos en la feria” que le informaban de todo. Enseguida Moromisato manifestó que, dadas esas diferencias, este era una persona no grata para la Feria.

Al escuchar esto, le pregunté que cómo podía ser eso si Diego Trelles incluso había presentado su libro en ella. Doris Moromisato afirmó que era cierto y dijo: “seguramente debe estar vendiendo bastante”. Siendo absurdo continuar y, a esas alturas, mencionar a Trelles Paz, le comuniqué que de todas maneras necesitaba la mesa para la firma de Oswaldo Reynoso, cosa que al final tampoco se llegó a concretar.

Al regresar al stand, le comenté a Trelles Paz lo sucedido minutos antes con Moromisato y las razones por las cuales no íbamos a poder llevar a cabo la firma. Hasta allí llega mi participación en este asunto, pues volví a mis funciones dentro del stand. Diego, luego de unos minutos, se retiró.

Esto, exactamente, tal y como lo cuento, fue lo que pasó.

Antes de terminar esta carta, quisiera hacer hincapié en lo siguiente: entiendo que lo expresado por Doris Moromisato no implica un espíritu de cuerpo con la Cámara Peruana del Libro, institución que representa a la gran mayoría de empresarios libreros y editores peruanos, muchos de ellos amigos personales y otros maestros míos en el oficio de editor que vengo desempeñando desde hace ya más de 7 años. Sospecho que lo expresado por Doris Moromisato en el momento en que estaba ejerciendo su función de Directora Cultural de la CPL, es seguramente fruto de un desafortunado desliz, el cual, lamentablemente, en mi condición de editor, no pude ni quise dejar pasar por alto, pues lo dicho por ella no solo va en contra de nuestro escritor, sino también, por consecuencia, a nuestro libro, a nuestro esfuerzo y al esfuerzo de las personas que conforman el sello de La Travesía Editora.

Me sorprende que Doris Moromisato intente, incluso, “limpiar” a Trelles Paz y hacerme quedar como un mentiroso. Es, por supuesto, más fácil intentar que la soga se rompa por el lado más débil. Reafirmo, pues, todo lo expresado en esta carta y rechazo absolutamente su acusación y el absurdo pedido de disculpas públicas hacia su persona.

Atentamente,


Arthur Zeballos Herrera
Editor de La Travesía Editora
DNI: 43163711

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada